lunes, 6 de junio de 2011

UN SEGMENTO IMPORTANTE OLVIDADO

Cuando socialmente se impone una tendencia, se pretende que un grupo de personas sientan afinidad por algún tipo de corriente y que a través de la seguridad de la colectividad puedan expresarse libremente y de este modo encontrar su lugar dentro del engranaje de la sociedad actual.




La publicidad siempre le ha hablado a un estereotipo que se ha  mantenido casi que intacto por más de dos generaciones - el hombre y la mujer con metas claras de estudio y progreso, con anhelos de trabajo y altos ingresos, con alto poder adquisitivo, jóvenes y habidos de adquirir lo ultimo en tendencias tecnológicas y de moda. Pero se ha olvidado de tener en cuenta a toda la población, ya que sin importar el sexo, edad, inclinación sexual, religiosa, moral, formación educativa u origen étnico; mejor, todos estamos en una sociedad de consumo y eso nos hace posibles compradores.


En este caso quiero referirme específicamente a un segmento olvidado por la gran mayoría de las marcas y mercados: EL ADULTO MAYOR. Este segmento, caracterizado por que los hombres y mujeres pertenecientes, cuentan con más recursos de inversión, ademas de mayor cantidad de tiempo y la experiencia de la edad les permite ser óptimos candidatos para inversiones bursátiles y accionarias, así como de terrenos y demás propiedades de finca raíz entre muchas otras categorías.




Los adultos mayores cuentan con mayor cantidad de tiempo para utilizar servicios como gimnasios, clubes sociales y deportivos, planes vacacionales y lugares de descanso en general, además de contar con algún tipo de ingreso proveniente de pensiones y cesantías (en su mayoría, ó por lo menos los pertenecientes a los estratos socio económicos medio y alto), lo cual les permite darse este tipo de "gustos". No hay que olvidar que detrás de casi todos los adultos mayores, hay unos hijos preocupados y que desean devolverle a sus padres lo que estos le brindaron como fruto de sus esfuerzos de juventud y adultes, por lo que muchas veces son ellos quienes costean este tipo de gastos.


Tampoco debemos dejar de lado el hecho de que el mercado de la medicina es un gran gasto realizado por los adultos mayores, ya que es en esta edad en la que mayor inversión se hace en el tema; sin dejar de lado el auge de la cultura light que se ha trasmitido a este segmento y lo ha convertido en un gran consumidor de los productos bajos en azúcar, sin aditivos e incontables características en las que se han segmentado las diferentes categorías y también han impulsado el consumo de productos naturales y naturistas. 


Como experiencia personal, he visto a mi abuela comprar en los almacenes de cadena y grandes superficies, todo tipo de productos: no solo de aseo y canasta familiar sino electrodomésticos, cosméticos, deportivos y de entretenimiento en general, entre otros; y he visto que casi ningún producto se dirige a ella como segmento especifico de adulta mayor, a pesar de su capacidad adquisitiva, poder de compra y tiempo. Ella compra porque lo necesita, no porque realmente sea cautivada por la publicidad en sus deseos de consumo.



Como publicista, considero que debemos tener en cuenta a la tercera edad dentro de nuestros grupos objetivos y se debe llegar a este a través de los medios tradicionales, pero también utilizando medios mas tecnológicos como la Internet, ya que en el ultimo año se ha visto un incremento de uso de la web 2.0 y las redes sociales por las personas pertenecientes a este target y las marcas también han comenzado a creen en este medio como una gran ventana de entrada al mundo del mismo.


Así como dije antes, los medios tradicionales no se deben dejar  de lado, ya que como personas de experiencia, las utilizan de forma costumbrista y han desarrollado cierta confianza con la prensa y las revistas, así como la radio y la televisión; pero también es conveniente cuestionarnos sobre la penetración de la Internet y las tendencias tecnológicas actuales en este tipo de targets.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada