domingo, 12 de junio de 2011

CREATIVOS EN EL BRIEF DE LAS MARAVILLAS


Para el feliz termino de un proceso creativo es fundamental la correcta interpretación de la marca: quien es, que hace, que desea transmitir, el tono en el que se dirige  sus clientes, entre muchos otros detalles a tener en cuenta en la fase de creación y desarrollo de una campaña. Es fundamental que el planner sepa interpretar el brief entregado por el cliente para que así este sea traducido de forma correcta al creativo. Pero también es básico que sepa leer las necesidades del público, su modo de vida, donde encontrarlo, saber quien es para saber así como hablarle.




El planner debe ser el abogado del consumidor durante el proceso creativo. Aquel que lo interprete, descifre y conozca como si durmiera con él cada noche. Debe entenderlo para así junto con el equipo creativo, encontrar la forma correcta de tocar su realidad sin ser invasivo, ni que este proceso se dé de forma forzosa. El trabajo del planner será exitoso en la medida en que se toque al target sin que este se sienta invadido y que dicho sea de paso sin restarle importancia a la estrategia de la marca: que cumpla de forma clara y sostenible sus objetivos.

La traducción del brief entregado por el cliente hacia el brief creativo a mi parecer, es la función más importante de un planner. Ahí es donde está la magia... en la transformación de una pila de información en una herramienta que permita al creativo construir y le ayude en su proceso creativo, para de este modo agilizarlo, enriquecerlo y permitirle contar con más y mejores elementos al momento definitivo de la campaña. El planner debe ser el conejo al final del túnel que sigue el creativo en su búsqueda del país de las maravillas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada